Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies cerrar

Destacados

Fisioterapia de suelo pélvico

El suelo pélvico es un conjunto de músculos y ligamentos que cierran la cavidad abdominal en su parte inferior. Sus funciones son: sostener los órganos pélvicos (vejiga y uretra, útero y vagina; y recto) estabilización lumbopélvica, permitir la micción, defecación y el parto. Juega un papel importante en las relaciones sexuales.

Se cree que esta estructura tiene forma de hamaca pero esta idea errónea, debemos más bien imaginarnos un “puente colgante”. En este puente imaginario tendríamos el hueso sacro en un extremo (donde finaliza la columna vertebral) y en el otro lado el pubis. Los “cables suspensorios”, que gracias a su tensión adecuada mantendrían el puente firme, serían principalmente los ligamentos de sostén. El suelo del puente lo formaría un plano muscular (concretamente el músculo elevador del ano) y una lámina de tejido conjuntivo (fascia endopélvica). A diferencia de un puente estático, nuestro suelo pélvico no es rígido, es algo dinámico, que se adapta a nuestro movimiento, a los cambios posturales… y lo hace siempre manteniendo una adecuada tensión que sujete nuestra vejiga, el útero y el recto dentro de la pelvis. Cuando el suelo pélvico se debilita, las estructuras que sostiene descienden y por lo tanto se altera su función.

EL OBJETIVO DE LA FISIOTERAPIA DEL SUELO PÉLVICO ES LA PREVENCIÓN Y TRATAMIENTO DE LAS DISFUNCIONES. ANTE UN PROBLEMA QUE AFECTE SL SUELO PÉLVICO, ES IMPRESCINDIBLE LA CORRECTA VALORACIÓN POR PARTE DE UN FISIOTERAPEUTA ESPECIALIZADO, Q CONOZCA Y APLIQUE LAS TÉCNICAS MÁS APROPIADAS PARA CADA CASO.

Está indicada para los siguientes casos:

  • Embarazo: tonifica y flexibiliza el Suelo Pelvico y lo prepara para el parto.
  • Postparto: revisa y tratan las cicatrices (episotomía, cesárea), y fortalece la musculatura para evitar pérdidas de orina.
  • Disfunciones sexuales: como vaginismo, molestias en las relaciones o cicatrices dolorosas.
  • Incontinencia urinaria.
  • Disfunciones ano-rectales.
  • Dolor pélvico crónico.
  • Prolapso.
  • Cirugías uroginecológicas.

En la consulta se utilizan distintas técnicas sin efectos secundarios y de fácil aplicación, que vendrán determinadas en función de la valoración inicial según cada caso. Entre las técnicas están terapia manual, miofascial, masaje perineal, ejercicios de suelo pélvico, gimnasia hipopresiva, técnicas comportamentales, tratamiento con aparatos, Etc.

Si tienes problemas de Suelo Pelvico, recuerda que debes acudir a tu ginecólogo, que te derivará a un fisioterapeuta especializado, que es el único profesional formado, cualificado y legalmente capacitados para atenderte.